No quería llegar a este punto, ni mucho menos asustarte si piensas estudiar allá, pero no deseo callarme más y escribir sobre esto.

¡Lo siento!, haber decidido estudiar en Barcelona fue la peor decisión que he tomado. No sé en que demonios estaba pensando, simplemente me dejé llevar por sus encantadoras calles, su toque arquitectónico de Gaudí, sus largas playas y la caricia del sol cuando está en pleno ocaso, sus verdes jardines ideales para un picnic, sus rincones pintorescos sacados de una película de los años 40, y con tan solo un simple paseo, se convierte en un festín para mis ojos. No soporté ver la mezcla de personas, costumbres, y toda la diversidad que hay en esa ciudad.

Bueno, que mas da, en verdad ¡AMO BARCELONA!

No se cómo pasó, me es difícil encontrar un adjetivo que pueda describir Barcelona a la perfección. De repente fue lo cosmopolita, moderna, tradicional, viva, luminosa… pero siempre diferente. La mezcla de idiomas entre el catalán y el español típicos de la zona con idiomas de todos los rincones del mundo sedujo mis sentidos auditivos. Y que decirte de sus rincones secretos en esos callejones que te transportan a la esencia del pueblo que todos los barrios de la ciudad fueron un día.

Algo que detesto de esta ciudad es que casi desde cualquier parte obtienes vistas increíbles, como las que logras desde el Bunkers, que puedes ver la ciudad completa, y que te puedo decir del Tibidabo, que te deja con la boca abierta cada vez que subes.

Si con esto no he logrado que no visiten Barcelona y sus alrededores ya que les va a fascinar y morirán de envidia al igual que yo, puedo sumar a la lista de “cosas que odio de Barcelona y su gente”, lo siguiente:

Las tapas pueden ser un bocadillo o una comida completa, el vino de primera clase es económico, y que decir de la sangria, o una rica paella, pulpo a la gallega, y fideua que atentan contra mi dieta, y noooo, ¡eso no puede pasar!

 Su cercanía a la playa es algo que me fastidia. Salir oliendo a mar y llena de arena, y esas interminables horas sentada frente a las olas y sintiendo la brisa en mi cara y al caer la noche empezar una fogata alrededor de amigos…¡Que molesto!

Muchas veces no me dejaron dormir, ya que ellos por cualquier cosa hacen una celebración, ya sea el veranillo de San Juan, hasta festivales como Primavera Sound Festival, Sonar, y ¡que lio ir a todos eso!

[do_widget id=custom_html-12]

Y si quieres un par de razones más por las cuales es un peligro ir a Barcelona, no demoran en venirme cientos a la mente…

«El Parque Güell» parece sacado de un cuento de hadas. Es un lugar extraño, peculiar, incluso onírico, pero sin duda bello. Un paseo por el parque despierta incluso a las imaginaciones más adormiladas. Las curiosas formas y las atrevidas combinaciones de colores, mezcladas con la vegetación, crean un mundo diferente al que el visitante se siente irremediablemente atraído. Me hizo despertar a mi niña interior.

El ambiente que vives cuando vas a un partido en el Camp nou es completamente electrizante sea el equipo que esté jugando.

Nunca verás una catedral más hermosa que la de «La Sagrada Familia» …

Si pasas por el Mercado de la Boquería, sería imposible que salgas sin deleitarte por sus aromas, colores, y texturas y no te importaría perderte horas y horas.

Porque después de ver los alumbrados de la fuente mágica de Montjuic la Navidad en casa me parecerá muy simple.

Porque nunca, nunca, nunca olvidaré mi paseo por Las Ramblas y debo ocupar mi mente en cosas más importantes que lindos momentos.

Porque su belleza es simplemente innegable y me molesta las cosas tan lindas.

Y por los increibles amigos de todo el mundo que parecieran que los conozco desde hace años cuando en realidad fueron tan solo meses.

Porque una vez pisé Barcelona el amor fue real y puro y no tenía ganas de enamorarme por el momento.

Y por todas las razones que me faltan por nombrar y que incrementan la envidia que siento por aquellos afortunados que viven en esta maravillosa ciudad.

Y tan solo de pensar “que dificil sería irme de este lugar” me da espanto tener que decirle adios, porque no es una cuestion de si volveras, sino ¿Cuando volverás?

Definitivamente que Barcelona me arruinó la vida por completo… ¡y de la mejor forma!

¿Y tu? ¿Deseas arruinarte la vida tambien?

Si te interesa obtener una beca para estudiar en el extranjero, te dejo estos trucos aquí


5 commentarios

Maria laura · 6 noviembre, 2017 a las 5:03 pm

Me gustaría trabajar en Barcelona.Sólo estuve de turismo

    Monica · 7 noviembre, 2017 a las 9:35 am

    Hola Maria Laura, no se cuál es tu situación, pero esa información la podrás corroborar mejor en la embajada/consulado de España en tu país. Debes ser consciente que en estos momentos Barcelona no está pasando por un buen momento por su movimiento independista, pero no está de más que averigües.

    ¡Saludos y gracias por leerme!

Miriam Chinea · 6 noviembre, 2017 a las 7:15 pm

No me sigas contando tantas cosas hermosas de Barcelona. Porque me muero de la envidia en no poder ir, porque estoy ahorrando para ir y en Venezuela eso no esta nada fácil. Ojala consiguiera alguien que me pueda ayudar a comprar mi pasaje y poderlo pasar tan mal como tu la estas pasando. Dios bendiga a España.

    Monica · 7 noviembre, 2017 a las 9:32 am

    Hola Miriam, ¡Muchas gracias por leerme!

    Entiendo la situación que vive en tu país, pero que eso no te de motivos para desistir de tus sueños de poder viajar.

    ¡Abrazos!

Miriam · 6 noviembre, 2017 a las 7:16 pm

No me sigas contando tantas cosas hermosas de Barcelona. Porque me muero de la envidia en no poder ir, porque estoy ahorrando para ir y en Venezuela eso no esta nada fácil. Ojala consiguiera alguien que me pueda ayudar a comprar mi pasaje y poderlo pasar tan mal como tu la estas pasando. Dios bendiga a España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *